cabeceras2017-10-acerca.jpg

Historia

smaller text tool icon medium text tool icon larger text tool icon

La historia de la Sociedad Nuclear Española comienza en 1974, cuando el sector industrial español y las empresas eléctricas habían iniciado ya su andadura en el campo nuclear y se encontraban en funcionamiento las centrales de la primera generación, José Cabrera, Santa María de Garoña y Vandellós I.

Los pioneros de la SNE entendieron la importancia de estar presentes en la fundación de la Sociedad Nuclear Europea, y dieron los primeros pasos para formar la asociación española, e integrarla, como fundadora, en la recién creada ENS (European Nuclear Society).

A lo largo de más de 40 años, la trayectoria de la SNE ha marchado paralela a la evolución de la energía nuclear en España. La primera década fue de evolución y consolidación, coincidiendo con la construcción y puesta en marcha de las centrales de Almaraz, Ascó y Cofrentes.

En los inicios de la década de los años ochenta, el Gobierno aprueba la paralización de proyectos en marcha, como Lemóniz y Valdecaballeros. Son momentos de incertidumbre, pero la Sociedad Nuclear Española se mantiene firme en la defensa de la profesionalidad de sus asociados y en las ventajas de la energía nuclear. Con este objetivo, nace en 1982 Nuclear España, la revista de la SNE, que constituye un elemento de cohesión fundamental entre los socios. También se promueve, desde su fundación, la celebración de las reuniones anuales en diferentes ciudades de España, para dar a conocer la realidad de un trabajo bien hecho.

Al finalizar la década, un nuevo momento de ilusión llega con la puesta en marcha de Trillo y Vandellós II, lo que da pie a la organización en 1989, por primera vez, de la jornada anual sobre experiencias operativas en las centrales nucleares españolas.

Los años noventa del siglo pasado, y los primeros de este siglo XXI, han sido testigos de la consolidación del sector y de su internacionalización. En esta línea, la Sociedad Nuclear Española ha promovido su presencia en las instituciones europeas, afianzando su relación con asociaciones hermanas en diferentes países de los cinco continentes. Es también esta una época en la que se multiplican las actividades de la SNE, fundándose en 1993 el Aula Club que contribuyó a la programación de cursos de formación y al nacimiento de los jueves nucleares.

En los últimos años, la SNE ha ampliado su campo de acción, con la creación de nuevas comisiones de trabajo en las áreas técnicas, de comunicación y de servicio a los socios. El Plan Estratégico 2013-2017 promueve las actividades dirigidas a brindar una mayor información a la sociedad sobre la realidad de una energía segura, competitiva y respetuosa con el medio ambiente.

La fuerza de la SNE viene dada por la participación, desinteresada y eficaz, de cientos de socios, cuya aportación a las diferentes comisiones de trabajo hace posible una apuesta clara de futuro.
 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros productos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que das tu consentimiento a nuestra Politica de Cookies.